Préstamo

Cinco ideas que siempre debes considerar a la hora de pedir un préstamo

Llega un momento de la vida, queramos o no, que necesitamos que nuestros proyectos sean financiados por un tercero: bien puede ser nuestro mejor amigo, nuestra madre o un banco. Sin embargo, lo que pocos saben, es que a nivel mundial, 40% de los préstamos terminan convirtiéndose en una experiencia negativa, tanto para el prestamista, como para quien pide el dinero prestado.

Si quieres evitar caer en esa mala experiencia y te interesa mantener una relación saludable con tu mejor, amigo, tu mamá y tu banco, las siguientes cinco ideas te ayudarán a planear con inteligencia la manera en que dispones tu dinero y cómo debes relacionarte con tu prestamista.

Créeme, a veces aunque la voluntad de pagar esta ahí, en el fondo de tu corazón, los números simplemente no dan y tendrás que renegociar.

1) Haz siempre un presupuesto mensual: Antes de pedir el dinero prestado haz un presupuesto básico que considere tus fuentes de ingresos y tus gastos. Esto te hará consciente de cuánto dinero te sobra al mes y de cuál es tu capacidad real de pago. Parece una tontería, pero de hecho, ver las cifras en bruto podría ayudarte a identificar que gastas demasiado dinero en esto y lo otro, y permitirte reorganizarte financieramente.

Es muy importante que seas honesto contigo mismo, anota cada gasto, por pequeño que sea y si ves que la posibilidad de devolver 50.000 euros en tres años es remota considerando tu nivel de ingresos, no solicites el préstamo. Incluso si superaste el estudio crediticio del banco o si tu mamá y tu mejor amigo confían en ti, tienes que mantener una perspectiva real de tus ingresos y gastos siempre.

2) Ten siempre un plan para el dinero que vas a recibir en préstamo: Un error común que cometen muchos de los destinatarios de los préstamos de libre inversión es que desperdician la oportunidad de tener un pequeño capital a su disposición y luego se ven obligados a devolver un dinero que no son conscientes de cómo lo gastaron. Es muy importante que siempre tengas un plan para tu crédito.

Es decir, si le pediste al banco 10.000 euros, tienes que saber en qué los vas a invertir, porque aunque las entidades financieras tienen filtros y cuestionarios especializados en los que debes describir el plan que tienes para tu dinero, un estudio adelantado el año pasado en los Estados Unidos demostró que al menos el 70% de los solicitantes miente en sus solicitudes de préstamo de libre inversión.

3) La peor idea del mundo es dejar de contestar tu teléfono: Supongamos que no serás capaz de honrar tus obligaciones financieras por uno o dos meses, las cosas no han venido bien y una serie de gastos inesperados te dejaron sin los recursos necesarios para pagar la mensualidad: ¿qué haces? ¿Te comportas como la mayoría de los seres humanos y dejas de contestar el teléfono? NO. Le haces frente a la situación y renegocias.

Porque en el caso de que no se trate de tu madre, sino de un banco, la entidad ya tiene previsto qué es lo que está sucediendo y podrás renegociar un cese de pagos por uno o dos meses mientras te recuperas. De hecho, muchas plataformas de préstamos insisten a sus clientes en que si tienen un inconveniente que les impida pagar su préstamo, se comuniquen y busquen juntos una solución a su problema.

4) Si puedes adelantar tus pagos, hazlo: No siempre los imprevistos son negativos, por ejemplo, podrías ganar la lotería o recibir un ascenso en el trabajo, en cuyo caso, sería muy conveniente que adelantaras tu previsión de plazos. No solo te lo van a agradecer tus prestamistas y se verá muy bien dentro de tu historial bancario, sino que además, disminuirá sensiblemente los intereses que estás pagando por tu préstamo.

Recuerda que hay dos renglones fundamentales de cualquier deuda que adquieras con una entidad financiera, el primero es el capital que se te otorga en préstamo, el segundo son los intereses que ese capital genera. Así pues, cuanto más rápido abones dinero al capital que adeudas, menos intereses generará y antes te verás libre de cuotas.

5) Procura considerar tus préstamos siempre como una inversión: Aunque es perfectamente válido que destines el dinero de cualquier préstamo a un gasto extra como una escapada romántica o las vacaciones que siempre soñaste, si lo asumes como una inversión, te será mucho más fácil de pagar, trata siempre de multiplicar el dinero que tomes prestado y tu reputación crediticia te lo agradecerá.

Ten en cuenta estas sencillas recomendaciones y no deberías tener problemas para gestionar tus préstamos de cualquier naturaleza. Te garantizo que una vez tengas consciencia plena de tus ingresos y tus gastos, tu relación con el dinero y con tus finanzas será mucho más tranquila.

Cómo aprovecharte del furor de los préstamos online

Vivimos en un momento de la historia en que todo, absolutamente todo, lo podemos hacer a través de internet. Puedes comprar una guitarra, pedir la cena, conocer al amor de tu vida e incluso hacer inversiones online, literalmente las posibilidades son ilimitadas. Como muestra, recientemente han llegado también a internet los préstamos online, una herramienta que promete revolucionar la relación que tenemos con nuestro dinero.

Se trata en esencia de instrumentos financieros muy versátiles que ponen a disposición de los usuarios pequeñas cantidades de dinero en cuestión de minutos. La finalidad de este nuevo tipo de préstamos ante todo es dinamizar la economía y permitirle a un sector de la población que tradicionalmente ha estado por fuera del radar de los créditos bancarios, financiar pequeños proyectos y hacer frente a pequeños imprevistos.

A continuación te voy a dar algunos consejos simples y efectivos que te ayudarán a aprovecharte de la mejor manera de los préstamos online y que mejorarán no sólo tu reputación financiera, sino también, tus posibilidades de aspirar a líneas de crédito más grandes en el futuro, presta atención y juega tus cartas con inteligencia.

1) Algunos prestamistas te ofrecen tu primer crédito online con 0% de interés: No es ilegal que una vez hayas aprovechado esta comodidad con cualquiera de los operadores del mercado de préstamos online, quieras hacer lo mismo con otros. Aunque es una técnica utilizada para fidelizar a sus clientes, puedes valerte de ella para tener un pequeño capital durante unos meses a tu disposición sucesivamente cada 30 días sin pagar ningún tipo de interés.

Incluso, si fueras lo suficientemente audaz, podrías pagar un crédito con el otro y así renovar de manera automática tu préstamo sin intereses. No es lo ideal, pero te servirá para ganar algo de reputación financiera y de paso, pondrá a tu disposición un pequeño capital que puedes intentar multiplicar mientras está en tu poder.

2) La clave está en la versatilidad y la velocidad: La mayoría de los operadores de préstamos online te ofrecen la posibilidad de preaprobar tus créditos por internet y de mantenerlos reservados para que los uses solo cuando realmente necesites el dinero. Una buena forma de asegurarte de que dispondrás de ese capital en cuestión de segundos es darte de alta por adelantado ycuando surja la oportunidad de inversión, hacerlos efectivos.

Ni siquiera necesitas un ordenador, algunos de estos servicios están tan adaptados a su tiempo, que incluso bastará con una app de móvil o que mandes un SMS para que el desembolso se haga efectivo en cuestión de 10 minutos. Posiblemente no encontrarás una herramienta financiera tan versátil e inmediata en todo el mercado.

3) Es feo comparar, pero a veces hay que hacerlo: Si los bancos te miran de arriba a abajo para asegurarte de que eres buen cliente y de que estarás en disposición de pagar tu crédito ¿por qué no hacer lo mismo? Ve a fondo en tus investigaciones y asegúrate de leer bien la letra pequeña, no todos los operadores financieros ofrecen las mismas condiciones y podría haber alguno que te convenga más que otro.

No compres el discurso de marqueting, muchas veces las publicidades se valen de cifras en bruto para captar clientes, pero la letra pequeña explica en profundidad la realidad del préstamo que estás asumiendo. Recuerda que aunque te están prestando dinero, para cualquier operador financiero se trata de un negocio, así que pon mucha atención a este detalle.

4) No conviertas una oportunidad de oro en un error financiero: Las cosas no siempre salen como quisiéramos, a todos nos gustaría poder cumplir nuestras obligaciones financieras con la fidelidad de a una buena novia y aunque esta sería la situación ideal, es natural que se nos puedan presentar inconvenientes que eviten que lleguemos a tiempo con todas nuestras cuotas mensuales.

Asegúrate en ese caso de ponerte siempre en contacto con tu prestamista, sea el que sea y de advertirle que entrarás en una situación de impago. La mayoría de los operadores que ofrecen préstamos online te permite no pagar hasta dos cuotas no consecutivas al año, siempre que te pongas en contacto con ellos y les expliques la situación. Esto te evitará ser incluido en listados de morosos y afectar negativamente tu reputación ante los bancos.

Recuerda que tu vida financiera depende no sólo de tus ingresos y de tus gastos, sino sobre todo de tu reputación, un usuario bancario que paga regularmente sus obligaciones será siempre un cliente más deseable para la concesión de un crédito de mayor cuantía. De las decisiones que tomes haciendo uso de esos instrumentos financieros ligeros, dependerá lo que puedas a llegar a hacer en el futuro con un préstamo personal de mayor valor.